Aitana Ocaña, la estrella que el pop español necesitaba

Ni la Ariana Grande española ni el nuevo Luis Fonsi (por eso de convertir en oro todo lo que toca y que, por cierto, ya se ha rendido a sus pies). Aitana Ocaña es ya un auténtico fenómeno musical en sí misma que ha traspasado al fenómeno OT2017. La nueva estrella del pop español ha desbancado a todos para convertirse en la reina del pop español, con un único single en solitario tras salir de OT y con tan sólo 19 añitos. Ríete tú de Justin Bieber.

Teléfono, el single de presentación del que será su primer disco, ya ha batido todos los récords habidos y por haber y va en camino de convertirse en el gran éxito musical del año, no sólo en nuestro país. Su videoclip ya es el vídeo más visto en la historia de la música de nuestro país en sus primeras 24 horas desde su lanzamiento, superando los dos millones de reproducciones. Algo asombroso que, hasta ahora, nadie había podido lograr. Además, la canción ya ocupa los primeros puestos en las principales listas de éxitos de Spotify, no solo a nivel nacional, sino también a nivel global.

En su corta pero intensa carrera musical, que acaba de despegar, Aitana ya puede presumir de haber interpretado dos de los grandes éxitos musicales de la historia de nuestro país; Lo Malo, que ya ronda los 60 millones de visitas en YouTube, y Teléfono, que lleva el camino de superar al éxito que comparte con Ana Guerra, compañera de Operación Triunfo 2017. No es de extrañar, pues, que artistas mundialmente conocidos se hayan rendido a su talento y estén deseando compartir escenario con ella, como ya lo hicieron David Bisbal o Luis Fonsi, en dos ocasiones.

Atrás quedó el complejo español por nuestra música y nuestros artistas, que durante muchos años hemos ninguneado para favorecer a los artistas que llegaban de fuera. Aitana ya es un motivo más para poder sacar pecho y presumir de nuestras estrellas, que no son pocas. ¡Qué bueno que viniste, Aitana! El teléfono te permitimos dejarlo si quieres pero, eso sí, haznos el favor de no dejar nunca el micrófono.

 

 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.